En diversos reportes se ha evidenciado que existe una diferencia significativa tanto racial como étnica en las tasas de afectados con Lupus Eritematoso Sistémico (LES). El LES es una una enfermedad crónica, progresiva, multisistémica (que afecta a todos los órganos), que se caracteriza por el desarrollo de autoinmunidad, es decir que el cuerpo se comienza a atacar a sí mismo.

Investigadores de Estados Unidos, revisaron los registros de personas con enfermedad autoinmune que viven en San Francisco y Nueva York. Encontraron que la prevalencia de LES es más alta en San Francisco que en Manhattan, con 85 personas vs. 62 personas por cada 100.000, respectivamente.

Las mujeres presentan 10 veces más riesgo de padecer LES que los hombres. Además, la prevalencia de LES es más alta en hispanas y asiáticas que en caucásicas, pero no tan alta como en la raza negra, reportaron.

En el estudio, la prevalencia por cada 100.000 habitantes fue: 458 en mujeres negras en California y 211 mujeres negras en Nueva York; 178 mujeres hispanas en California y 138 mujeres hispanas en Nueva York, 150 mujeres asiáticas en California y 91 mujeres asiáticas en Nueva York, comparadas con 110 mujeres caucásicas en California y 64 mujeres caucásicas en Nueva York.

“Existe escasez de estudios basados en población de la incidencia y prevalencia de LES en asiáticos e hispanos en los Estados Unidos” dijo la autora principal del estudio, la Dr. Maria Dall’Era de la Universidad de California, San Francisco. “Estos registros fueron capaces de abordar esta deficiencia y proveer estimados epidemiológicos contemporáneos” agregó.

Los hallazgos mostraron la importancia de que los médicos busquen pacientes con LES, no solo en la comunidad de raza negra, sino también en las asiáticas e hispanas. “Los especialistas deben considerar el diagnóstico especialmente cuando pacientes presenten síntomas que podrían ser consistentes con LES, como artritis, erupciones cutáneas y datos de enfermedad renal” dijo el Dr. Peter Izmirly de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York.

“Esperemos que esto pueda conducir a un diagnóstico más temprano de la enfermedad y una mejor atención “, dijo Izmirly.

Fuente: WebMD